Con criterio
23 de mayo de 2017

Discursos emergentes del siglo XXI que retan los modelos de penalización en América de transexuales y veganos

...

Por: Angélica Fierro Aponte* Monitora CIPC

El nuevo siglo se caracteriza por sus veloces interconexiones, sus transformaciones geopolíticas, su apertura comercial que poco a poco va gestando un nuevo capitalismo y entre muchas otras características que son evidentes para los contemporáneos, también se encuentran los nuevos discursos sobre las identidades.

 

Con más frecuencia emergen a través de los años, sospechas sobre las estructuras tradicionales del “ser” humano y se gestan nuevas maneras de ese “ser” al descubrir que en la época actual cada quien puede reinventar su lugar en el mundo. Así pues, el dualismo de ser hombre o mujer se ha agotado, al igual que ser homosexual o heterosexual. En la actualidad toda lógica de “blanco o negro” se ha remplazado por nuevos matices.

 

Estas transformaciones cruzan todos los ámbitos vitales sin mayor consideración de si son públicos o privados. Hay nuevas sexualidades, nuevas maneras de vestir y hay también nuevas maneras de comer, pues la especie humana ya no es el centro del mundo y reina ahora la innovación como recurso de las nuevas identidades.

 

Ante todo esto, nos preguntamos ¿Habrá cambios en los modelos penitenciarios del mundo? ¿qué será considerado como desadaptación?  Y ¿cómo darle trato a dichos discursos que retan desde la segregación carcelaria hasta las razones por las cuales un acto es delictivo?  A continuación, se presentan dos casos que muestran el contacto de los nuevos discursos con los sistemas penitenciarios.

 

1.      Renata Altamirano:


Este es el caso de la YouTuber mexicana Renata Altamirano, quien fue condenada a ir a prisión a finales del 2016. Cuando el juez tuvo que tomar la decisión sobre su destino, la envió a la cárcel de hombres pues en sus documentos era identificada con su sexo y nombre de nacimiento: Sajid Altamirano, H.

 

A pesar de declararse mujer transgénero, Renata fue obligada a ocultar su cabello, vestirse como hombre y le cortaron las uñas, además de ser tratada en masculino. Las denuncias de la comunidad LGBITQ (En México) fueron significativas y esto ha generado varios debates sobre el lugar de las nuevas identidades sexuales en las cárceles. (También le puede interesar: Internos LGBTI podrán disfrutar de sus derechos fundamentales dentro de los centros de reclusión)

 

Renata hizo estallar los medios de comunicación nacionales con este debate, encontrando diferentes opiniones que reflejan la crisis de una sociedad en cambio. El sexo y el género son eje fundamental de la deconstrucción actual de los sistemas sociales.

 

Ver más aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Dch6S_v5Q7w&t=738s

 

2.      Gary Yurofsky

Gary Yurofsky es un famoso activista vegano de los Estados Unidos. Su lucha consiste en llevar un mensaje contundente que muestre la crueldad con la que son tratados los animales y la manera en que son cosificados para el consumo innecesario de sus cuerpos y fluidos.

 

En 1997 Gary cruzó hacia Ontario a través de la frontera que une Canadá y EE.UU. Allí planeó la liberación de miles de visones que iban a ser asesinados para extraer sus pieles en una industria de textiles. Logró liberar alrededor de 1.500 y luego fue detenido por cuerpos policiales.

 

Al ser tratado su caso en los juzgados, Gary fue condenado a prisión y fue llamado “terrorista internacional” además de ser vetado para entrar a varios países, entre ellos; Canadá y Reino Unido. Durante los más de 70 días que estuvo en la cárcel se le consideraba un procesado de alta seguridad ¿por qué? Porque generó una pérdida de millones de dólares para la industria textil.

 

El caso de Gary Yurofsky fue controversial alrededor del mundo. Los movimientos animalistas continúan hablando sobre dicho suceso, mientras Gary continúa como activista. El meollo del debate es: ¿Por qué para los gobiernos es más importante el capital de una industria, que la vida de miles de visones? Ante esta pregunta las luchas anti-especistas se han acentuado, y sin duda existe hoy una contradicción que deja en tensión las razones para juzgar una acción en la que prevalezca la vida de un no-humano como delictiva o no. Ver más aquí: https://www.youtube.com/watch?v=pUeF-UUkqA4