Con criterio
5 de mayo de 2017

El rostro humano detrás de la pena de muerte

...

Por: Ana María Malagón Pérez* Monitora CIPC

 

La mañana del día 28 de febrero del presente año, se confirmó, por medios nacionales e internacionales, la irrevocabilidad de la pena de muerte del colombiano Ismael Arciniegas. Al parecer, Ismael es el primer latinoamericano que ha sufrido esta condena (Cosoy, 2017) entre otros 145 colombianos presos por el mismo delito, de los cuales dos se encuentran condenados a muerte, otros dos en el mismo proceso a espera del proceso de apelación, así como diez más en condena de muerte suspendida por dos años, y quince condenados a cadena perpetua.

La situación no sólo llamó de nuevo la atención acerca de la situación de las personas en condición similar, encarceladas en el país oriental, sino que también generó la intervención del gobierno colombiano, mediante la cancillería, con el fin de lograr acuerdos que garantizaran la vida del connacional (El Tiempo, 2017).

Sin embargo, esos intentos fueron infructuosos ya que el gobierno Chino se mantuvo firme en la decisión, como comunicó Liu Tao director de asuntos políticos de la Embajada de China en Colombia, quien resaltó que esta decisión “tiene un valor educativo para todo el pueblo colombiano” (Cosoy, 2017) haciendo referencia a la rigurosidad de la sanción de éste tipo de delitos en dicho país.

Por su parte, Juan José Herrera, hijo de Ismael Arciniegas, se ha referido a su padre describiendo el perfil de un ser humano encubierto tras la etiqueta de “delincuente narcotraficante”. Narrativa que desconoce la historia de un padre, de una buena persona -según su hijo- y de su rol al interior de su familia.

Además, Juan José Herrera se cuestionó: “¿los que aprueban la pena de muerte nunca han cometido errores?”, lo cual nos lleva a preguntarnos acerca de la gravedad e irreversabilidad de la pena de muerte en casos de delitos cometidos por los eslabones más débiles de cadenas más fuertes como la del narcotráfico. Consideración destacada por otros medios de comunicación frente al caso de Ismael, quien “era un peón del ajedrez del narcotráfico” (Semana, 2017), según relató en la entrevista en Semana.

La aplicación de este tipo de pena a un colombiano desató en las redes diferentes reacciones, entre ellas algunas de aprobación e incluso de solicitud de instalación de formas iguales de condena en el sistema nacional. Sin embargo, quisiéramos destacar como tras el calificativo de “delincuente” se encuentra una persona, un padre, un hermano, un esposo, a quien tras sufrir una pena irreversible y haber sido puesto en estado de indefensión, se le impide transformar su vida y reparar el daño causado con sus actos.

La situación humanitaria de los presos colombianos en China generó que en el 2015 se diera inicio al proceso de repatriación del colombiano Harold Carrillo Sánchez (Cancillería de Colombia, 2015), y hace una semana iniciara el proceso con la joven Sara María Galeano, condenada a cadena perpetua (El Espectador, 2017) iniciara el proceso de repatriación de un hombre y una joven, en donde se dio el traslado desde la República Popular de China, hasta el Instituto Nacional Penitenciario (INPEC).

Bibliografía
Cancilleria de Colombia. (26 de 11 de 2015). Cacillería. Obtenido de http://www.cancilleria.gov.co/newsroom/news/primer-colombiano-repatriado-china-razones-humanitarias-llego-jueves-pais

Caracol Radio. (28 de 02 de 2017). Caracol. Obtenido de http://caracol.com.co/radio/2017/02/27/judicial/1488211608_997060.html

Cosoy, N. (2017). Quién era Ismael Enrique Arciniegas, el primer colombiano ejecutado por narcotráfico en China. BBC.

El Espectador. (2017). “¿Los que aprueban la pena de muerte nunca han cometido errores?”: hijo de Ismael Arciniegas. El Espectador.

SEMANA. (23 de 02 de 2017). Colombiana es repatriada de China por razones humanitarias. SEMANA. Obtenido de http://www.elespectador.com/noticias/judicial/colombiana-repatriada-de-china-por-razones-humanitarias-articulo-681546

Tiempo, E. (28 de 02 de 2017). Gobierno chino defendió la ejecución de colombiano. El Tiempo.

 

 

 

* Estudiante Universidad Externado de Colombia, Facultad de Ciencias Sociales y Humanas (FCSH): programa de sociología. Monitora de la Cátedra Unesco en el Centro de Investigación en Política Criminal (CIPC). Ana.malagon01@est.uexternado.edu.co