En el nombre del Padre: una ventana más a reflexionar

13 de octubre de 2017

Por: Valentina Del Sol Salazar - Monitora CIPC


Una película para reflexionar sobre el sentido de la justicia, los sistemas penales y la construcción de “enemigos” internos y externos en el mundo moderno.

 

El Blog del Centro de Investigación en Política Criminal de la Universidad Externado invita a sus lectores a analizar la criminalidad y el mundo penitenciario con un enfoque crítico y de derechos, a repensar las soluciones que hay frente a los conflictos, a proponer medidas alternativas a la prisión para alcanzar la justicia y proteger los derechos de las víctimas, pero también los de los sindicados y condenados.

En este marco no solo se analizan normas, programas, experiencias propias y extranjeras, sino también manifestaciones artísticas. En el mundo carcelario, tienen lugar un sin número de expresiones: pintura, literatura, música, danza, teatro y cine que surgen al interior de los establecimientos o se inspiran en lo que acontece en ellos. Esta reseña es una ventana más a reflexionar.

La película “In the name of the father”, “En el nombre del Padre”, del director Jim Sheridan se estrenó el 27 de diciembre de 1993 en Irlanda del Norte y está Basada en el libro autobiográfico de Gerard Conlon “Proved innocent”. Tiene lugar en el marco del conflicto armado de este país, que se desarrolló entre 1968-1998 entre los Unionistas en su mayoría protestantes que defendían que Irlanda mantuviera su vínculo con Reino Unido y los Republicanos en su mayoría católicos, que defendían de una parte el independentismo y de otra parte la integración con la República de Irlanda. Dentro de estas dos líneas políticas y religiosas había distintos grupos, uno de los más fuertes se conocía como IRA, Ejército Republicano Irlandés perseguido con intensidad, entre otros, por el gobierno británico.

La película cuenta la historia de Gerard, un joven irlandés que es enviado a Londres por sus padres quienes lo protegían de las represalias que podía tomar IRA en su contra, por armar una revuelta en un barrio en Belfast ciudad ubicada al oriente de Irlanda.

Aquel, un adolescente rebelde, se instala en una casa junto con más sujetos de su edad preparado para vivir las experiencias más alocadas. Sin embargo, en su primera noche en la capital ocurre un fatídico accidente en un bar de Gildford; una bomba mata cinco personas y hiere setenta y cuatro más. El azar situó al protagonista y a sus amigos cerca de la escena del crimen y a causa de ello fueron detenidos por el ejército británico días después.

En el marco de la Ley de Prevención del Terrorismo permanecen privados de su libertad sin presencia de un abogado durante siete días y la policía logra obtener la confesión del crimen bajo tortura. No siendo suficiente con ello, construyen un montaje casi teatral para incriminar a otros miembros de su familia y amigos, manipulando pruebas que los vinculaban a IRA.

Este espectáculo culmina en un juicio en el que salen a la luz las dificultades del sistema penal y las descaradas formas de manipulación política que se dan en ciertos procesos judiciales. Se condena a Gerard y a sus amigos a cadena perpetua y aunque el panorama es desalentador, al interior de la cárcel conocen al autor intelectual y material del atentando, primer elemento en el camino para luchar por sus derechos a la libertad y a la justicia.

¿Es ajena la realidad de Gerdad? ¿Las dificultades que generaron la vulneración de sus derechos fueron causa de los sujetos que aplicaban la ley o de la perversión de todo el sistema? La invitación en esta, como en otras oportunidades es a ver con ojos críticos, pues, la realidad de Gerdad es la realidad de muchos en Colombia.

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=bViAcanCfS8

Película: www.netflix.com o www.clarovideo.com

Imagen: https://pixabay.com/es/polic%C3%ADa-violencia-2602626/

 


Deja un comentario