Las patojas de Guatemala

6 de abril de 2017

Por: Camila Blanco* - Monitora CIPC


 

En Guatemala existen los llamados hogares seguros, son las instituciones estatales para proteger a los niños, niñas y adolescentes (en adelante NNA) que se encuentran en estado de vulneración, por ejemplo, sus padres o madres tienen problemas de adicción, en su entorno existió violencia intrafamiliar o están en situación de abandono, en algunas circunstancias también pueden albergar a NNA que tengan conflictos con la ley.

Foucault nos demostró que los peores sitios para que el ser humano construya su subjetividad son las cárceles y los centros psiquiátricos, pero lo que tienen en común estos lugares nos permite hacerlo extensivo a los “hogares seguros”, que si bien tienen una función de “restauración de derecho de los NNA”, las circunstancias de reclusión permiten compararlas a las anteriores instituciones. Uno de estos “hogares seguros” es el de la virgen de asunción de Guatemala, que el pasado 8 de marzo fue el escenario de una trágica escena de desesperación, un grito al aire para quien lo deseara escuchar, una denuncia, un llamado de auxilio.

La noche del 7 de diciembre un grupo de 50 a 60 NNA intentaron escapar, la mayoría fue rescatada por la policía nacional civil. Los encargados del centro, a manera de castigo, encerraron con llave algunas niñas en un aula y algunos niños en un auditorio. Ellas incendiaron los colchones ¿Qué tipo de circunstancias llevan a unas menores a arriesgar su vida de esta forma? La respuesta puede ser el hacinamiento del 200%, ser violada por 5 compañeros, posibles conexiones con trata de menores y abusos de poder.

Muchos podrían pensar que fue un acto irracional o que existían otras vías “jurídicas”, pero la realidad es que estas instituciones están bajo el ojo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante CIDH) desde el 2015 con el “Informe sobre la Situación de Derechos Humanos en Guatemala” y el 11 de noviembre del 2016 la Procuraduría de los Derechos Humanos del mismo país emitió una solicitud de medidas cautelares ante esta comisión denunciando las circunstancias anteriormente mencionas, intentos de fuga constantes y, de forma no tan inesperada, un incendio anterior al del presente año en el sector donde se ubican las “niñas madre”.

Las principales críticas que realizan las ONG a estos “hogares” son, en primer lugar, que los jueces no buscan otras alternativas como la reintegración al núcleo familiar, no hay relacionamiento con los familiares; en segundo lugar, con la gran variedad de menores que se encuentran en estos centros no se logran crear programas o alternativas que respondan a las necesidades de cada NNA, según la situación de vulnerabilidad en la que se encontraron.

Para concluir, los legisladores encuentran en la figura de la reclusión o la exclusión social la respuesta a problemas de diferente naturaleza, de manera que brindan trato igual a un infractor de normas que a unos NNA que han sido vulnerados. Paradójicamente esta solución no sirve ni para unos ni para otros.

Fuentes:

– Comisión Interamericana De Derechos Humanos Resolución 8/17, Medida Cautelar No. 958-16. En línea http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/2017/8-17MC958-16-GU.pdf

– Revista “SOY502” (Guatemala) https://www.soy502.com/articulo/historia-detras-hogar-seguro-virgen-asuncion-71746

– Revista “La Hora” (Guatemala) http://lahora.gt/al-menos-233-ninos-y-ninas-se-han-fugado-del-hogar-seguro-virgen-de-la-asuncion/

 

 

* Estudiante de cuarto año de Derecho de la Universidad Externado de Colombia, Monitora del Centro de Investigación en Política Criminal de la Universidad Externado de Colombia


Deja un comentario