Entérese
1 de marzo de 2017

Suecia y Finlandia: transitando un camino hacia la no carcelización de los cuerpos.

Mientras ciertos lugares del mundo aparecen con cifras enormes de procesos penales y sentencias que llevan al hacinamiento de los agentes del delito, otros lugares se están enfrentando al cierre de las cárceles por falta de detenidos que ocupen dichos escenarios. Ejemplo de ellos son las cárceles de Suecia y Finlandia. ¿Cómo está siendo esto posible?

Por: Angélica Fierro - Monitora del CIPC

Suecia

Las cárceles de cuatro ciudades suecas fueron las elegidas para cerrarse a falta de presos. La revista francesa Liberation cuenta cómo se vivía en una de ellas: Skänninge, para intentar entender los motivos de su progresiva soledad.

Para empezar a los detenidos se les permitió vivir en grupos de nuevo, en pequeños espacios que contaban con varios ambientes a parte de las celdas. A sus alrededores, las personas encargadas de mantener el estado de las instalaciones permanecían sin armas.

Durante cinco días a la semana cada detenido trabajaba por seis horas diarias acompañados por un proceso de formación o de terapia. Ellos podían elegir entre clases de yoga, escribir historias para sus pequeños hijos y algunos realizaban meditación.

Mientras se implementaban dichas actividades y posibilidades para la resocialización, un sistema judicial estaba transformando la estructura moral que sostiene la noción de “la cárcel” y soportando la viabilidad de esta propuesta. Al respecto Lennart Strinäs comentó que “Nuestro sistema está basado sobre una tradición humanista. Nosotros siempre privilegiamos la rehabilitación al confinamiento”

Link: http://www.liberation.fr/planete/2015/02/17/suede-les-prisons-se-vident_1204515

Finlandia

 

Según el diario LeVef de Bélgica En Finlandia, aunque continúan las cárceles, estas tienen mecanismos de operación que dan cuenta de la abolición del sistema de valores basado en la venganza y la tortura ante el agente del delito.

Las cárceles abiertas de Finlandia se caracterizan porque no se puede distinguir a simple vista la condena, salvo por el aislamiento del resto de la sociedad.

Actividades como plantar y pasear al aire libre o posibilidades como no usar uniforme y llamar a los encargados del sitio por su nombre
han hecho de este modelo de escenario una posibilidad para el aprendizaje y pronta reintegración social

Dentro de los resultados más relevantes de las cárceles finlandesas se encuentra que una vez afuera, los detenidos son significativamente menos propensos a reincidir y junto con un sistema de educación, salud y bienestar social basado en la garantía de derechos, las cárceles de Finlandia han sido durante largos periodos las menos habitadas de Europa. También es importante rescatar el manejo que se le da a los medios de comunicación con respecto a los incidentes sociales.

Los finlandeses dan crédito a su prensa y a sus políticos por mantener un debate razonable y no estridente sobre el orden público. “Nuestros diarios no están llenos de sexo y crimen”, dijo Salminen. (Warren Hoge del diario The New York Times en La Nación, 2003)

 

Véase testimonio de recluso: https://www.pri.org/stories/2015-04-15/finlands-open-prisons-inmates-have-keys

Ampliar información en https://es.globalvoices.org/2015/04/21/en-las-carceles-abiertas-de-finlandia-los-presos-tienen-las-llaves/